solo quiso alimentar a un gato en la calle, pero no creerás lo que sucedió después

Que una mascota llegue a tu vida, es un hito que la cambiará para siempre. Esta es la historia de un verde, cuya vida cambió cuando un singular pícaro llegó a su vida:

“Vi por primera vez a esta gatita en el campo de acción industrial, un día que fui a trabajo de un amigo. Los animales que viven acá, siempre están hambrientos porque nadie vive en la zona.

Parecía tener solo unos 2 meses, cuando la vi. Era tan flaca que parecía una plancha. Estaba llena de pulgas”.

El verde sintió tanta grima por el animal, compró poco de comida para poder alimentarlo. El gatito se lo comió rápidamente.

Cuando quiso irse, la gatita comenzó a seguirlo. Parecía dejarlo en Dios tanto en él, que no le importó quién era el pequeño, ni de dónde era…pero sabía que tenía que seguirlo. El pequeño, no esperó poco así.

Por primera vez en mucho tiempo, la gatita había recibido una exuberante cena, por lo que miró a su salvador con sus enormes luceros y fue en ese momento, en el pequeño se dio cuenta de que la gatita tenía los luceros de diferente color.

Ante tanto encanto, el verde no se pudo resistir y decidió llevarla a su casa. La llamó Luna.

Debido a que el animalito estaba tan delgado, era piel y huesos, el pequeño temía incluso tomarla en brazos. Por lo mismo, la alimentaba intensamente para que pudiera fortalecerse.

Para su sorpresa, Luna resultó ser una gatita muy inteligente. Sin problemas se acostumbró a su caja de arena, parecía estar intentando de causar una impresión a la persona que lo había liberado de una crimen segura.

¡Te puede interesar!  Su matrimonio estaba al punto del divorcio, pero una sola pregunta lo cambió todo…

Poco a poco, la gata comenzó a fortalecerse y se convirtió en una gata muy energética. Le encanta subirse a la espalda de su dueño y ver todo lo que sucede, desde las paraíso.

Afortunadamente, Luna hoy es una gatita muy oportuno y aceptablemente alimentada. Su dueño, reconocer haberla conocido, por toda la energía que aporta en su vida, incluso, afirma que es ella quien le salvó la vida a él y no él a ella.

 

Nunca antaño había tenido un animal a su cargo, ni mucho menos había rescatado uno de la calle y afirma que haberla conocido, es una de las cosas más maravillosas de este postrero año.

Deja que tus amigos conozcan esta oportuno historia, ¡no olvides compartirla!

COMPARTIR EN:
NO TE MARCHES SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”